Manuel Gómez Asunción se puede decir que es uno de los escaladores más activos de la zona oeste de España, el protagonista de la evolución de sus zonas. Con su actividad incesante ha sido el impulsor de la escalada en estas zonas, resaltando la dificultad y mostrado el potencial que nos ofrecen las zonas más veteranas y las zonas más nuevas como La Dehesa, La Hoya, Becedas y ha realizado la apertura de cientos de bloques. En la actualidad ha realizado decenas de encadenamientos de muchos de los problemas de mayor dificultad entre 7c y 8ª. Para poner un ejemplo de la actividad incesante de este escalador ha realizado todos los encadenamientos de los bloques de La Dehesa, más de 400. Ha sido la persona con más FA´s en estas 20 zonas. Una gran persona, una persona humilde y un gran escalador. A Manuel Gómez se le puede describir como la motivación personificada, todo un amante de esta disciplina, un apasionado del Boulder.

– Has sido uno de los protagonistas de la actividad de la escalada en bloque en el centro oeste de España. ¿Cómo has vivido la evolución del Boulder en estas zonas los últimos años?

La evolución del Boulder en esta región cada vez ha ido a más con descubrimientos de nuevas zonas y con mayor afluencia de escaladores lo que siempre implica un mayor conocimiento de la zona centro-oeste a nivel nacional. Cada año abrimos nuevos bloques y ampliamos los sectores existentes, siempre buscando nuevas líneas por las que trepar.

– De todas las zonas, ¿Cuál es la que te atrae más? ¿Cuál es tu favorita?

Sin lugar a dudas mi zona favorita sería Hoyamoros por la calidad y cantidad de bloques y las condiciones. El lugar donde está enclavado es mágico.

-Llevas cientos de bloques abiertos y FA’s ¿Qué te motiva más: abrir o repetir?

Lo que más me motiva es sin duda abrir nuevas líneas y desarrollar un proyecto hasta poder encadenarlo.

– ¿Y que te motiva más subir de grado o hacer muchos encadenamientos de bloques?

Mi motivación siempre es subir nuevas líneas y punto, el grado llega solo.

– Eres un escalador muy motivado, ¿Ves esencial la motivación para la práctica de este deporte?

Por supuesto, la motivación es importante pero no lo es todo. Sin motivación a veces no saldrías a escalar, pero no es más que la chispa que te activa.

– ¿Eres metódico en los encadenamientos de bloques?

No soy metódico en los encadenamientos, aunque a veces me gusta matizar algún bloque que me ha exigido más.

– ¿El bloque más duro que has realizado?

Uno de los que más me ha exigido fue el mítico «Aurora’ en Hoyamoros o hace tiempo» Un lugar para soñar» en la Dehesa, pero sin duda el bloque al que más tiempo y esfuerzo le he dedicado fue el «Lance del Tibi», en Valdesangil.

– ¿Crees que es necesario poner grado a los bloques? ¿Qué opinas del grado?

Opino que el grado es muy orientativo, se necesitan muchos escaladores y repeticiones de un boulder para poder consensuar la dificultad del bloque y crear un grado ajustado.

– ¿Como ves tu vida ideal?

Mi vida ideal es ser feliz dedicándome a lo que me gusta que es la escalada y tener mucho tiempo para poder viajar y conocer nuevas zonas.

– Háblame de las zonas del centro oeste de España.

Vivir en este lugar es un privilegio, pero creo que faltan tiempo y gente para ampliar las zonas y disfrutarlas más.

– ¿Crees que lo mejor está por llegar?

Me gusta mucho esa frase, pero pienso que lo mejor que tengo es el presente y hay que vivir el momento.

– ¿Cómo ves el panorama del Boulder en España en la actualidad?

Cada vez hay más afición al boulder y va en aumento. Hay más rocódromos y las nuevas generaciones vienen pisando fuerte.

¿Qué tiene que tener una línea para que te motive abrirla?

Que haya otras cerca además de esa, es decir, poder sacar un “sectorcillo” un poco considerable. Si no es el caso, mi línea preferida sería una desplomada, con regletas, pasos largos y movimientos técnicos. Me gustan mucho los bloques de potencia, porque la técnica no es mi punto fuerte, pero estoy trabajando en ello. De todas estas zonas, dime tus tres favoritas y por qué Hoyamoroso porque es el paraíso. La Dehesa porque en pocos kilómetros hay piedras para todos los gustos y Becedas, porque en el último año me ha “dado la vida”.

¿Qué dificultades encuentras para abrir bloques aquí?

La principal y yo diría que única dificultad es el tipo de vegetación. Muchos sitios son casi inaccesibles por las zarzas, las escobas, etc.. que te impiden llegar al bloque. O hay árboles muy cerca de las piedras y los tienes que respetar. Con los permisos nunca hemos tenido problemas aunque en el último año nos cortaron el acceso a la zona de Matrix en Valdesangil. Cuando escalamos en sitios privados pedimos permiso y si no nos lo conceden no volvemos porque aquí siempre tenemos cantidad de roca cerca para divertirnos.

¿Ves esencial la motivación para blocar?

La motivación es importante pero no lo es todo. Sin motivación a veces no saldrías a escalar, pero no es más que la chispa que te activa.

¿Cuál es el bloque más duro que has realizado?

Uno de los que más me ha exigido fue el mítico Aurora en Hoyamoros o hace tiempo Un lugar para soñar en la Dehesa, pero el bloque al que más tiempo y esfuerzo he dedicado fue el Lance del Tibi, en Valdesangil.

¿Qué le recomendarías a quien visite estas zonas?

Le diría que antes de decidirse a escalar en un sitio haga un recorrido de la zona y la vea porque siempre hay bloques que te sorprenden. También le pido que cuide la zona y la deje tal y como la encontró.

¿Cómo es vivir en esta zona?

 Vivir en este lugar es un privilegio, pero creo que falta tiempo y gente para ampliar las zonas y disfrutarlas más.

¿Lo mejor está por llegar?

Pienso que lo mejor que tengo es el presente y hay que vivir el momento.

– ¿El Boulder para ti que es?

Para mí es un estilo de vida que te da ganas de seguir adelante y de superarte cada día.

– ¿Crees que seguirás escalando toda la vida?

¡Por supuesto! Me veo como los bleusard de Fountainebleau, con 70 años encadenando bloques.

– ¿Qué le dirías sobre este legado de la zona centro-oeste a todos los que están por venir?

Es una zona por descubrir en un entorno privilegiado. Aún quedan muchos bloques por limpiar, que vengan y lo vean con sus propios ojos.

Categorías: Artículos