EL GRADO EN EL BOULDER

Graduar es siempre algo comprometido. No es fácil, sobre todo si hablamos de grados que están en nuestro limite. Como en las otras disciplinas de la escalada, siempre surgen dudas o polémicas son muy difíciles de solucionar. El consenso entre todos aquellos que han logrado encadenar el problema en cuestión es muy importante. Llegar a un consenso suele ser la forma más fácil y creo que la más correcta para poner el grado al problema. Sin embargo, en el boulder, es importante saber en qué consiste el problema específico, por ejemplo, tenemos que considerar si comenzamos los problemas desde unos agarres en concreto, si lo comenzamos completamente sentados o por donde concreta mente trascurre la línea. Por supuesto hay que tener en cuenta que los agarres están en la roca para ser utilizados y por tanto, resolver un problema de una manera distinta a la que lo hizo el aperturista puede ser igualmente lícito que la forma original, siempre que se respeten aquellos principios que aseguran las características del problema como fue concebido.

Tenemos que tener en cuenta para graduar un bloque factores como si la línea en travesía, está claro que necesitas más fuerza y resistencia por lo cual el grado se asemeja más a una vía. Otro factor es la altura o incluso la caída de bloque, factores que pueden elevar la graduación del bloque, ya que es un factor psicológico que hace más complicada la dificultad, por lo general se suele sumar un plus e incluso un grado por tener una altura elevada ( más de 5,30m).

Os presento una tabla de equivalencias de grado con distintos sistemas utilizados en el mundo. En España utilizamos el sistema de grados Fontenebleau (FB). Este sistema utiliza el mismo esquema que la escalada deportiva o libre, es decir, el grado viene indicado por un por un número y una letra seguido ( de la “a” a la ”c”) y el signo “+”, para indicar que dentro de un mismo grado el problema es más o menos duro. Lo que ha cambiado quizás en los últimos años sobre la tabla (FB), que para resumir los grados fáciles (4a, 5ª, etc) en España se está eliminando las letras por – 3, 3+, 4, 4+, 5, 5+, y a partir de este grado ya se sigue la escala básica. También podéis observar que en guías antiguas se utilizaba el grado negativo (-), también es una cosa que hemos eliminado en la actualidad, es obvio, que si se pone el “plus” ya indica que es más duro que el grado actual por lo que poner un negativo a un grado superior seria lo mismo, ejp: 4+ sería igual a un 5-.  Como indica la tabla existen otros sistemas de cotación, en la tabla os indico los sistemas más utilizados en EE.UU, Inglaterra

Además de todo esto, debemos tener en cuenta que el grado en el boulder es distinto al que tenemos en las vías, debido a que en la escalada en bloque se valoran la dificultad de los pasos, la técnica, la explosividad y el gesto, una dificultad muy concentrada que generalmente las vías no tienen. Las referencias que podemos tener de escalar con cuerda nos pueden ser útiles a la hora de cotar el problema, teniendo encuentra la diferencia relativa en grados que duele ser un grado y un plus. Pero hoy en día no hay mejor referencia que escalar en varias zonas de bloque de nuestro país y tener la referencia del grado. Tener en cuenta que el grado siempre relativo y orientativo, intenta ajustarse lo más aproximado, pero realmente es personal, dentro de nuestra conciencia.

Por último, un consejo personal es que en un boulder en el cual varia la dificultad según la distancia de los agarres o de los pies, poner (M) después del grado para informar al escalador que un paso es morfológico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *